Hoy en el día de la madre quiero felicitar a todas esas mujeres que dejaron de vivir por servir…

Mujeres que entregan el alma y corazón por el bienestar de sus hijos. A las heroínas que arriesgan la vida. Las psicólogas que siempre encuentran tiempo para escuchar. Las enfermeras que no duermen por velar un hijo enfermo. Las magas que con una palabra desaparecen el dolor. Las que se convierten en almohadas para llorar. Las amigas que siempre sacan una sonrisa. Las confidentes que nunca traicionan. Las que siempre tiene el mejor consejo. Las que trabajan sin descanso. Las que siempre encuentran tiempo. Las que con un abrazo detienen el tiempo. Las que callan y actúan. Las que defienden como leonas. Las que nunca se rinden. Las que aplauden logros. Las que lloran a escondidas. Las que rezan todas las noches por qué sus hijos regresen. Las que con una mirada transforman el día. Las que no guardan rencor. Las que saben perdonar. Las que saben amar! A esas mujeres que en una palabra resumen el significado de amor incondicional, mama!

Que Dios las colme de sabiduría y amor para que sigan siendo pilar de la familia!

Felicidades mamás!

Les comparto esta oración…

Padre Celestial:

Te damos gracias por nuestras madres, a las que Tu les has confiado el cuidado precioso de la vida humana desde su inicio.

Tú has dado a la mujer la capacidad de participar contigo en la creación de nueva vida. Haz que cada mujer puede llegar a comprender el pleno significado de esta bendición.

Mira a cada madre que está esperando un hijo, fortalece su fe en Tu paternal cuidado y amor para con ella y para su hijo en camino. Dale valentía en tiempos de miedo o dolor, comprensión en los momentos de incertidumbre y duda, y esperanza en tiempos de problemas. Concédele alegría en el nacimiento de su hijo.

Bendice a las madres a quienes les has dado el gran privilegio y la responsabilidad de ser formadoras de un niño o una niña.

Haz que todas ellas puedan fomentar la fe de sus hijos, siguiendo el ejemplo de María, la Madre de Tu Hijo.

Ayuda a todas las “madres espirituales”, quienes están al cuidado de los hijos de  otros y asumen su tarea con amor maternal, que puedan descubrir que engendrar vida es mucho más que dar a luz.

Te pedimos que envíes el Espíritu Santo Consolador a las madres que han perdido hijos, que están enfermos o separados de sus familias, que se encuentran en peligro o problemas de cualquier tipo. Muéstrales Tu misericordia y dales fortaleza y serenidad.

Colma de tu paz a las madres que ya no están con nosotros, que disfruten en Tu presencia del fruto de sus esfuerzos en la tierra.

María, Madre del Cielo, intercede por todas las madres, sé su guía y consuelo. Alcánzales de Dios la Gracia para esta vida y la alegría eterna en la Gloria.

Amén

Compartir

Relacionado

Ver Todos los Artículos Recientes