Mis amores, si Dios quiere la siguiente semana celebraremos Noche Buena y Navidad, y aunque este año va a ser una celebración diferente por la situación actual, creo que podemos hacer que cada momento cuente y que cada instante sea significativo, aunque estemos lejos de nuestros seres queridos. Por eso el día de hoy en el #miercorico, les propongo que para la cena navideña preparen en familia algo sencillo donde todos puedan involucrarse, desde el más peque de la casa, hasta el que no sabe mucho cocinar, tal como ésta receta de galletas de jengibre. Espero puedan disfrutar mucho el proceso junto a sus seres queridos. Y el próximo miercorico, no se pierdan mi receta de tamales colorados para la cena navideña, les va a encantar. Besitos.

Ingredientes:

  • 2 tazas y media de harina
  • 1 taza de mantequilla (sin derretir)
  • 1 taza de leche (de tu preferencia)
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de jengibre (en polvo)
  • 2 cucharadas de vainilla pura
  • ¾ de tazas de azúcar mascabada
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • 2 cucharadas de canela (en polvo)
  • 1 pizca de clavo molido
  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • 1 cucharadita de sal

 Preparación:

  1. Pre calentamos el horno a 350 F.
  2. En un bowl preparamos la mezcla. Agregamos la mantequilla y el azúcar, y batimos por 5 minutos aproximadamente. Luego, integramos poco a poco la vainilla, la yema del huevo y la leche. Finalmente agregamos los ingredientes secos: la harina, el jengibre, la canela, el clavo, la nuez moscada, el bicarbonato, el polvo para hornear y la sal, hasta que todo quede bien incorporado y obtengamos la consistencia de masa.
  3. Dejamos reposar la masa unos 20 minutos en el refrigerador. Recuerda taparlo con algún plástico, para que la masa “suba” o “se eleve”.
  4. En una superficie plana, ponemos harina distribuida en el área donde amasaremos las galletas. Tomamos la masa y con un rodillo la aplanamos y expandimos. Agarramos nuestros moldes de las figuras navideñas que tengamos, y cortamos las que nos alcancen. Vamos poniendo las galletas ya cortadas en una charola con una hoja de papel encerado. Yo decoré las galletas con chocolates de colores, pero pueden ponerle lo que más les guste a ustedes y a sus peques.
  5. Metemos la charola al horno por unos 10 minutos, o hasta que veamos que las galletas están doraditas. Al sacarlas del horno, dejamos reposar para que se enfríen y ¡listo!
Compartir

Relacionado

Ver Todos los Artículos Recientes